Consejos para el cultivo de ají

El ají (Capsicum annuum), también conocido como chile en México, es una planta cuyo fruto es utilizado alrededor del mundo como un ingrediente de distintos platos. Tiene diversos colores, los más comunes son el verde, amarillo y rojo, pero también existen variedades exóticas con frutas de color blanco, púrpura, azul, negro y naranja.

Consejos para el cultivo de ají

Es importante saber que esta planta es exigente en lo que se refiere al calor y la luz solar. Lo mejor es sembrar las semillas durante la primavera o incluso antes, debido a que son cultivos de estación cálida. El rango de temperatura óptimo para la siembra es de 21 a 27 grados centígrados.

A esta planta le encanta el agua, en especial durante el período de floración y desarrollo del fruto, la falta de agua puede causar la pudrición apical del fruto puesto que puede ocasionar una deficiencia de calcio. Sin embargo, no se debe recurrir a un exceso de riego, puesto que la humedad excesiva promueve la aparición de enfermedades fúngicas e incluso puede causar que el suelo se vuelva nocivo para la siembra.

Consejos para el cultivo de ají

La tierra para sembrar ají debe ser suave, de preferencia suelos arenosos, aunque la tierra arcillosa combinada con un poco de arena puede ser perfecta para este cultivo. También, se puede añadir un poco de arena de río en caso de tener un suelo demasiado pesado con el fin de suavizar y mejorar el drenaje del terreno.

La siembra se realiza en una bandeja de semillas con tierra húmeda, se cubre con aproximadamente 0,5 cm de tierra y se pulveriza con un spray de agua sobre el sustrato. Las semillas no deben ser sembradas profundamente o no tendrán la energía suficiente para alcanzar la superficie.

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez