Armando Guedez Rodríguez: Cultivar aceite de palma puede ser sostenible

Recientemente se conoció que el cultivo de aceite de palma puede llegar a ser sostenible si se maneja de la manera adecuada, dejando así de un lado la teoría de su impacto negativo en la biodiversidad y la gran huella de carbono que genera.

El descubrimiento se realizó por medio de un análisis realizado por investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (EPFL) y del Instituto de Investigación Federal WEL, en Suiza, quienes estudiaron los suelos en el cultivo de palma aceitera durante varios años, para construir una base que les permitiera desarrollar métodos más sostenibles para la plantación de este cultivo.

Desde los primeros tiempos, el aceite de palma y su producción ha sido cuestionada y con bases; al menos en Indonesia y Malasia, los dos productores más grandes a nivel mundial, sufrieron estragos inmediatos con los daños que se generaron, directa o indirectamente, a través de la deforestación a gran escala que a su vez redujo la biodiversidad y liberó cantidades significativas de CO2 a la atmósfera.

Armando Guedez Rodríguez: Cultivar aceite de palma puede ser sostenible

Además, plantar palmeras de aceite en las áreas deforestadas no compensa la pérdida de capacidad de almacenamiento de carbono, según un estudio de 2018 realizado por EPFL y WSL. Pero los hallazgos del nuevo informe realizado por EPFL y WSL indican que puede haber una alternativa amigable con el carbono a la deforestación.

Al calcular la huella de carbono de los cultivos desde entonces, los científicos descubrieron que el almacenamiento total de dicha sustancia, teniendo en cuenta las reservas de vegetación y suelo, no se modificó en relación con el uso de la tierra para pastos.

En ese sentido, Juan Carlos Quezada, estudiante de doctorado en el Laboratorio de Sistemas Ecológicos (ECOS) de EPFL y el autor principal de la investigación explicó que, «nuestro estudio es el primero en observar la huella de carbono de la producción de aceite de palma a largo plazo, es decir, en dos ciclos de plantación, puesto que las palmeras de aceite se reemplazan cada 25-30 años».

Armando Guedez Rodríguez: Cultivar aceite de palma puede ser sostenible

Asimismo, añadió que el informe también es «el primero en explorar cómo la conversión de pasturas en granjas de palma aceitera afecta la calidad y fertilidad del suelo a largo plazo, observando todas las capas del suelo, no solo la superficie».

De acuerdo con los métodos de cultivo normales, las palmeras de aceite se talan cada 25-30 años y se reemplazan con árboles jóvenes para comenzar un nuevo ciclo de plantación. Por ello, durante el período de agricultura a largo plazo, la cantidad de carbono almacenado en el ecosistema permanece sin cambios en comparación con el nivel inicial antes de la conversión de la tierra.

Este estudio se realizó como parte del proyecto Paisajes adaptativos de Palma de Aceite (OPAL), una iniciativa interdisciplinaria financiada por la Fundación Nacional de Ciencias de Suiza y dirigida por ETH Zurich.

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez