Armando Nerio Hanoi Guedez Rodríguez: Alimentos nutritivos aportan menor impacto ambiental que los poco saludables

Un estudio realizado por la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, y la Universidad de Oxford, Reino Unido, destacó la importancia de modificar ligeramente la alimentación de la población, pues la misma reduciría notablemente el impacto ambiental de la agricultura y la producción de alimentos.

En el artículo, que se publicó en la revista «Proceedings of National Academy of Sciences (PNAS), los investigadores vincularon los impactos en la salud y en el ambiente en general. Además, en el mismo análisis se concluyó que los alimentos con resultados positivos para el organismo humano tienen el mismo efecto sobre el planeta, mientras que los insumos menos saludables, generan daño en ambas referencias.

Armando Nerio Hanoi Guedez Rodríguez: Alimentos nutritivos aportan menor impacto ambiental que los poco saludables

Ante lo investigado, David Tilman, profesor de Ecología, Evolución y Comportamiento en la Facultad de Biología en la Universidad de Minnesota, destacó que «los alimentos que conforman nuestras dietas tienen un gran impacto tanto en nosotros como en nuestro medio ambiente. Este estudio muestra que comer de manera más saludable también significa comer de manera más sostenible«.

Además, explicó que «normalmente, si un producto alimenticio es bueno para un aspecto de la salud de una persona, también es mejor para otros resultados de salud. Lo mismo vale para los resultados ambientales».

Armando Nerio Hanoi Guedez Rodríguez: Alimentos nutritivos aportan menor impacto ambiental que los poco saludables

Estudio de alimentos

Para dar con ese resultado, los investigadores exploraron cómo el consumo de 15 grupos de alimentos diferentes se asocian con cinco resultados de salud distintos y la misma cantidad de aspectos de la degradación ambiental. De allí, comprobaron que casi todos los alimentos asociados con mejores resultados de salud, como lo son: cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, nueces y aceite de oliva; tienen los impactos ambientales más bajos.

Por otro lado, se comprobó que los alimentos con los mayores aumentos en el riesgo de enfermedades, como por ejemplo las carnes rojas sin procesar y procesadas como la carne de cerdo, carne de res, cordero y cabra, se asocian constantemente con los mayores impactos ambientales negativos.

En conclusión, la transición de las dietas hacia un mayor consumo de alimentos más saludables mejoraría significativamente la sostenibilidad ambiental. Por ello, un informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU recomendó que las personas coman más alimentos a base de plantas como una forma de adaptarse y limitar el empeoramiento del cambio climático.

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez