¡ENTÉRATE! Brasil inmersa en una crisis agraria

El problema de los conflictos por la tierra en Brasil añade una nueva matanza a un año sangriento. Diez trabajadores rurales murieron en una operación policial para cumplir mandatos judiciales de prisión y registro por la muerte, el pasado 30 de abril, de un guardia de seguridad de la hacienda, que se disputan un latifundista y trabajadores sin tierra. [Armando Nerio Guédez Rodríguez]

 

“¿Qué están queriendo esconder? Ese movimiento puede ser un indicio de que no quieren que el caso sea  investigado y se descubra cómo se produjeron las muertes: si fueron ejecuciones, si en realidad hubo enfrentamiento, la cantidad de tiros…”, afirmó el presidente del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Darci Frigo, que acompaña a la misión de la fiscalía.  [Armando Nerio Guédez Rodríguez] ¡ENTÉRATE! Brasil inmersa en una crisis agraria

La disputa de tierras, està siendo una realidad difìcil de explicar: la actual crisis le convierte en la peor masacre por conflicto agrario en Brasil desde la matanza de Eldorado do Carajás, en 1996, en la misma región, al fallecer 19 personas que participaban en una marcha pacífica del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra.

“El país tiene una de las estructuras agrarias más concentradas del mundo, herencia del sistema colonial. Cerca del 1% de los propietarios posee el 60% de las tierras”, dijo Bernardo Mançano, profesor de la Universidad de São Paulo.  [Armando Nerio Guédez Rodríguez]

 

“Cada vez más los latifundistas buscan ampliar la concentración de propiedades porque la industria agrícola y las corporaciones multinacionales están muy interesados en arrendar esas tierras, con el beneplácito del Gobierno. La frontera amazónica, en los Estados de Matto Grosso, Rondônia y Pará, es también la frontera agrícola de Brasil, donde los latifundistas quieren expandirse, y donde más asesinatos de ocupantes de tierras abandonadas, campesinos e indígenas estamos viendo. Si resisten, son eliminados”, sostiene el educador.

Estudios han dejado como resultado que existe una media de cinco asesinatos al mes, un aumento del 22% comparado a 2015. El mismo informe dice que hubo un 86% de crecimiento en amenazas de muerte y 68% de las tentativas de asesinato.  [Armando Nerio Guédez Rodríguez]

Artículos Relacionados