¡NO TE LO PIERDAS! Conoce el lado empresarial del Rey de la Soja

Mencionar a Gustavo Grobocopatel (Argentina, 1961) es nombrar a un personaje con una más que ganada reputación en el mundo agrícola. Se le conoce como “el Rey de la Soja”. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

El apodo se lo ganó gracias a Los Grobo, una empresa que nació en el lejano año de 1984 y que genera unos 700 millones de dólares al año por ventas de sus productos. Nada mal. El empresario tiene el truco para que Argentina sea el tercer productor de la leguminosa en el planeta -después de EE UU y Brasil— y se¡NO TE LO PIERDAS! Conoce el lado empresarial del Rey de la Sojaa uno de los “Supermercados del mundo”. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

 

P. En 2016 vendieron el 75% de Los Grobo al fondo Victoria Capital, generando más de 100 millones de dólares en la firma. La expectativa es duplicar a medio plazo la facturación, hasta llegar a 1.400 millones. ¿Qué ven en el mercado para que ocurra eso?

R. “Hay un crecimiento muy grande de la producción agrícola en Argentina, que ya experimentamos este año. Estamos llegando a casi 130 millones de toneladas y pensamos que en los próximos años vamos a llegar a 150 millones. Este alza vendrá acompañada de una consolidación en las compañías del sector. Los Grobo deberán ser uno de los líderes que aprovechen esta oportunidad. Eso significa vender más servicios y estar más presentes y activos en las distintas cadenas de valor vinculadas a los granos. Duplicar un negocio, que ahora crece un 30%, nos parece que es un objetivo alcanzable”. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

P. ¿La producción ha bajo en los últimos años?

R. ”Me parece que el camino de crecimiento en la producción es inevitable, porque la demanda mundial es consistente. Argentina es un país muy competitivo en los mercados internacionales, aun con los precios a la baja y el aumento de costes”. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]¡NO TE LO PIERDAS! Conoce el lado empresarial del Rey de la Soja

 

P. Los precios ya no son los de 2012…

R. ”Tampoco son los precios de 2000, cuando se vendía a 150 dólares la tonelada. No veo que bajen porque la gente no va a dejar de comer; al contrario, la demanda, por lo menos en los próximos 20 años, es creciente. Si es así, se requiere poner en producción nuevas zonas, y eso significa precios más altos. Claro, habrá mucha volatilidad en el camino. No estamos exentos de que haya un problema climático en EE UU o en algún otro lugar del mundo que genere una explosión de precios cercanos a los 600 dólares. Pero ahora no hay ningún fundamento para eso”. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

Artículos Relacionados