!ENTÉRATE! Cuando los emprendimientos llegan a la agricultura

9 de julio, las cifras que daba el Ministerio superaban con creces a las de 2016. Desde el 1 de enero, en España, ha habido 7.791 incendios y ocho de más de 500 hectáreas arrasadas, 55.918,98 en total. Pero el fuego no tiene solo un coste medioambiental, también económico (público y privado) y, en el peor de los casos, las vidas que se cobra. Con estos números en perspectiva nació Drone Hopper en septiembre de 2015, una startup de aviones no tripulados para complementar el mercado ya existente en extinción de incendios. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

 

Pablo Flores (Madrid, 1978) es su fundador, un ingeniero aeronáutico que trabaja en Airbus y que está convencido de que su creación puede mejorar el sistema actual para apagar fuegos: «En ningún caso queremos sustituir, sino complementar aquello que los hidroaviones y helicópteros actuales no pueden cubrir, o que es muy costoso». Enfatiza que le da «rabia» cuando, en los grandes incendios, la extinción debe suspenderse durante la noche debido al peligro. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez] !ENTÉRATE! Cuando los emprendimientos llegan a la agricultura

El dron de esta startup tiene una capacidad de nebulizar hasta 300 litros de agua en una estructura de 160 centímetros de diámetro y 50 de alto; cuenta con sistemas de control, cámaras térmicas. navegación y geolocalización de precisión para ubicar el punto exacto para la extinción; y tiene dos modos de operar, desde tierra —saliendo desde un lugar cercano al incendio— o desde el aire —el sistema puede adaptarse a diferentes aeronaves y pueden lanzarse a cierta altitud por encima del fuego—. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

Su objetivo es sacar al mercado tres líneas de negocio. Los drones antiincendios, «que podrían operar de manera coordinada», apunta Flores, y que para ellos es el principal. Pero además han creado otra línea con la misma tecnología pero para fumigación: «Es algo más pequeña, ha creado mucha expectación y si saliese mañana ya tendríamos clientes».

 

Están pendientes de financiación y durante este verano quieren hacer demostraciones que sirvan también como banco de pruebas. «Siendo realistas, con todos los procesos de certificación, podríamos estar en el mercado en 18 meses como muy pronto y 24 como muy tarde», concluye Flores. [Armando Nerio Hanoi Guédez Rodríguez]

Artículos Relacionados