Armando Guedez Rodriguez: Ordeño de vacas tradicional: un método que no pasa de moda

Para obtener los beneficios completos de una vaca lechera, es necesario realizar el proceso de ordeño, el cual puede realizarse de forma manual o mecánica (a través de salas de ordeño) todos los días, ya que, si no se realiza con regularidad, pueden dejar de producir leche y desarrollar problemas en los pezones.

Una de las medidas higiénicas que se deben realizar antes de ordeñar una vaca, es lavarse adecuadamente las manos. Asimismo, el ordeñador debe tener la ropa limpia para no contaminar las ubres de la vaca.

Por esta razón, los expertos recomiendan utilizar guantes e indumentarias correctas para realizar este proceso de forma adecuada. De igual forma, en la sala de ordeño tanto el piso, como estructuras, pezoneras, colectores, tubos cortos y largos de leche y de pulsación, unidad final, conducciones deben estar totalmente limpios.

Armando Guedez Rodriguez: Ordeño de vacas tradicional: un método que no pasa de moda

La manera tradicional de ordeñar una vaca es la siguiente:

  • Atar a la vaca en un lugar seguro donde no pueda escapar, verificando que se encuentra en buen estado.
  • Establecer un acercamiento pausado para que no reaccione con nerviosismo durante el ordeño.
  • Lavar las ubres de la vaca y verificar que no se encuentran hinchadas o maltratadas.
  • Envolver su pulgar e índice en un círculo alrededor de la base de una de las tetas de la vaca.
  • Luego de esto, suave y de manera rápida, apretar la teta para liberar el chorro de leche.
Armando Guedez Rodriguez: Ordeño de vacas tradicional: un método que no pasa de moda

Tips adicionales

Luego de que sale el primer chorro de leche de la ubre, debe verificar que la leche que salga sea de apariencia blanda y lisa en lugar de grumosa. De igual forma, cada ubre debe ser desinfectada antes y después del proceso para evitar que el producto sea contaminado por alguna bacteria.

Luego del ordeño deben seguir estas sugerencias importantes:

  • No lavarse las manos después de terminar el ordeño sino esperar un tiempo prudencial
  • No manipular ningún elemento ajeno que no sea la ubre o el balde de ordeño.
  • Evitar hacer trabajos que puedan dañar o lastimar las manos

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez