Armando Guedez Rodríguez: Los semilleros

La naturaleza está llena de momentos prodigiosos que te invitan a admirarla mientras agradeces por estar vivo y poder presenciarla en todo su esplendor. Esa es la sensación que sientes al ver crecer una semilla y convertirse en una planta sana, fuerte y llena de vida, la cual adorna paisajes, oficinas, jardines cultivos urbanos o extensivos.

Para el crecimiento de las semillas, especialmente para huertos urbanos, se pueden utilizar semilleros, los cuales permitirán controlar el proceso de germinación y supervisar el crecimiento.

Armando Guedez Rodríguez: Los semilleros

Los semilleros son unos recipientes o contenedores, de pequeño o mediano tamaño y con un agujero, en los cuales se coloca el sustrato especial (o tierra abonada) y las semillas para que inicien (cómodamente y casi controlado) su primera fase de desarrollo, para que al crecer se trasplante al terreno definitivo. Esta herramienta representa una aliada indispensable para los jardineros y agricultores.

Es importante elegir buenos contenedores para comenzar con el semillero. En primer lugar, el tamaño del contenedor debe ser adecuado con el tamaño de la semilla (en cuanto a sus dimensiones). Hay que tomar en cuenta que en la primera etapa de desarrollo comienzan a crecer las raíces y el tallo de la planta, por lo tanto, el semillero debe tener 5 centímetros de profundidad, el cual permitirá el crecimiento de la raíz cómodamente.

Asimismo, el material de los contendores debe ser impermeable y contar con orificios. Este drenaje permite escurrir internamente el exceso de agua de la tierra. También, debe estar limpio y libre de impurezas o de agentes contaminantes, los cuales puedan afectar el crecimiento de la planta.

Armando Guedez Rodríguez: Los semilleros

Beneficios de utilizar un semillero

  • Permite tomar las medidas necesarias para prevenir la aparición de plagas y enfermedades en las plantas. Gracias a la supervisión de su crecimiento en un ambiente controlado.
  • Se puede controlar la germinación de la semilla, desde la temperatura, la humedad y hasta la exposición al sol.
  • Son portátiles, dependiendo de la cantidad, forma y tamaño de los semilleros pueden ser movilizados con facilidad.
  • En su mayoría son reutilizables. Los semilleros suelen ser de plástico, una vez la planta crezca y sea trasplantada, se puede volver a utilizar para colocar nuevas semillas y comenzar nuevamente con el proceso.
  • Permite el uso de espacios urbanos o residenciales para germinar semillas de diferentes tipos de plantas, trasladándolas a espacios citadinos preparados para incrementar su crecimiento y aprovechar sus alimentos.
  • Facilita a las personas para que puedan sembrar y cultivar diferentes tipos de plantas de una manera ordenada y controlada, gracias a la practicidad y simplicidad de un semillero.

El trabajar directamente con la tierra de manera urbana o en el hogar, sea por distracción o trabajo oficial, le genera al ser humano una interacción única y especial con el ambiente y con su entorno. La agricultura urbana permite despejar la mente y concentrarse en el sano crecimiento de otro ser vivo, mientras observa la complejidad y la perfección que tiene la naturaleza.

Armando Guedez Rodríguez: Los semilleros

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez