Armando Guedez Rodríguez: Buenas prácticas en la agricultura

Las buenas prácticas son un conjunto de medidas y principios técnicos aplicables a un sector en particular, que permiten mejorar la eficiencia en la producción y desarrollo de un producto o servicio, divulgado una serie de conocimientos, acciones, recomendaciones y comportamientos enfocados a minimizar el impacto ambiental del ser humano en el entorno y que a su vez reducir en los costos de producción.

En tal sentido, las buenas prácticas en la agricultura (BPA) están orientadas en estructurar una serie de medidas, principios y metodologías específicas, que una vez aplicadas (tanto en el cultivo como en la producción industrial) permiten producir, procesar y trasladar alimentos para el consumo de forma segura y saludable; enfocadas en asegurar la protección ambiental y la salud humana, mediante métodos ecológicamente seguros, económicamente factibles e higiénicamente aceptables.

Armando Guedez Rodríguez: Buenas prácticas en la agricultura

Estas buenas prácticas son desarrolladas por diversos tipos de organismos a nivel local, nacional e internacional y son presentadas en documentos tipo manuales de libre revisión y adhesión por las empresas, organizaciones, comunidades, entre otros vinculados con el sector, interesadas en aplicar estas medidas a sus cultivos con miras a garantizar una producción saludable de alimentos y conservando, al mismo tiempo, los recursos naturales que posee.

El contenido y estructura de los manuales de buenas prácticas para la agricultura suele cambiar dependiendo del organismo que lo emita. Sin embargo, se mantienen determinadas las áreas de gestión, las cuales son pilares para la conservación y aprovechamiento de los espacios destinados a esta práctica, como son:

  • Suelo: reduciendo la erosión, aplicación controlada de fertilizantes, rotación del cultivo, uso adecuado de abonos, entre otras consideraciones
  • Agua: Planificar y monitorizar el riego del cultivo, restaurar o mantener zonas húmedas, controlar los desagües y vertederos, evitando la contaminación de otros espacios.
  • Manejo de cultivos: Uso de semillas certificadas, manejo de las temperaturas y cambios de estaciones que puedan beneficiar o afectar al cultivo, adecuar espacios para colocar los desperdicios propios del cultivo, entre otras.
  • Manejo de productos químicos: identificar los tipos de plagas en el cultivo, utilizar químicos que afecten lo menos posible a la plantación, al producto y a los animales del lugar; analizar si puede aplicarse un control biológico en lugar de uno químico más agresivo, entre otros.
  • Salud y bienestar animal: respeto del bienestar animal (evitando incomodidades, dolor, hambre, miedo, enfermedad, entre otros), evitar mutilaciones no terapéuticas ni controladas que afecten la tranquilidad del animal, minimizar el uso de antibióticos y hormonas, prevenir la contaminación por residuos tanto químicos como de otros animales, entre otros aspectos.
  • Controles de calidad: estructurar manuales de calidad y uso de los espacios, identificar todas las áreas del cultivo, así como los lotes de las cosechas, cantidad de productos obtenidos y compradores de los mismos; registrar los productos ante los entes pertinentes para ofrecer mayor calidad y confiabilidad de los mismos, entre otros.
  • Transporte de los productos: Utilizar medios de transporte limpios, en buen estado y que cumplan con las normativas regulares de tránsito, organizar los alimentos de la manera más estructurada, controlada e higiénicamente posible para que el traslado sea adecuado, cubrir los productos con una lona que evite mayor exposición al polvo, sol y lluvia durante su transporte, entre otros.

Armando Guedez Rodríguez: Buenas prácticas en la agricultura

Razón por la cual, a través de éstas se dictan una serie de medidas enfocadas en orientar a una adecuada forma de producir y procesar productos (desde la siembra hasta la comercialización de los mismos) que cumplan con requerimientos básicos necesarios para una sana, segura y amigable producción con el ambiente, así como productos de calidad al consumidor, conllevando además con una serie de beneficios:

  • Mejora las condiciones de los trabajadores y consumidores finales del productos
  • Se cosecha alimentos sanos, de mayor calidad y menos contaminados para mejorar la nutrición y alimentación
  • Fortalece la seguridad alimentaria
  • Minimiza la contaminación de las aguas y suelos
  • Permite un manejo racional de agroquímicos
  • Promueve productos agrícolas que no afecten al ambiente, a la salud humana, ni la animal.
  • Fomenta el cuidado y trato adecuado a los animales
  • Facilita el buen uso y manejo de los insumos agrícolas.

Armando Guedez Rodríguez: Buenas prácticas en la agricultura

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez