Armando Guedez Rodriguez: Cómo tener una granja autosuficiente en media hectárea

Tener una granja autosuficiente puede generar ventajas y desventajas, pero sin lugar a dudas, todo dependerá de la buena disposición, el acondicionamiento del espacio, las herramientas adecuadas y la cantidad de animales que desea tener en el huerto para este sea productivo y exitoso.

De allí que cada persona tiene una idea diferente de cómo diseñar una granja autosuficiente, y es poco probable que existan dos granjas de media hectárea que siga el mismo plan o que esté completamente de acuerdo en cómo establecer los distintos espacios. Algunas personas tienen miedo de algunos animales como las vacas o las cabras, ya sea por su capacidad para mantenerlas o por los diversos problemas que estos puedan ocasionar.

Armando Guedez Rodriguez: Cómo tener una granja autosuficiente en media hectárea

Otros en cambio, no querrán sacrificar a los animales y desearán vender los excedentes, para que sean otros quienes lo hagan; pero también existen algunos que no querrán vender porque saben que los animales morirán. En fin, son muchas las variantes que conllevan a una persona a emprender una granja autosuficiente en tan solo una media hectárea.

No obstante, dispone de una hectárea de tierra, bien drenada, en la que se puede tener una vaca y una cabra, unos cuantos cerdos y tal vez una docena de gallinas que pueden ser de gran provecho y productividad para el huerto, ya que la cabra puede proveer de leche cuando la vaca no dé. Incluso, podría tener dos o más cabras, aunque lo ideal es tener una buena vaca lechera, de modo que pudiese abastecer con los cerdos y la leche. Más importante aún es que con el estiércol de las vacas se abona el suelo (fertilizante natural y ecológico), toda la hectárea, sin que tenga que utilizar gran cantidad de fertilizantes artificiales, que de otro modo tendría que utilizar en abundancia.

Armando Guedez Rodriguez: Cómo tener una granja autosuficiente en media hectárea

Por otro lado, los cultivos de la huerta serían los comunes (frutas y verduras), además de los cultivos forrajeros para alimentar a los animales. Tenga en cuenta que cualquier cultivo de la huerta es adecuado para los animales, así como los excedentes los pueden consumir. También se puede elaborar compost con los restos de los cultivos del huerto.

Artículos Relacionados

Armando Nerio Guedez Rodríguez

Armando Nerio Guedez Rodríguez